Skip to content

Copas Del Pecado

15 enero, 2010

Si algo bueno o malo, todo depende de por donde lo mires, tiene internet, es que buscas infomacion sobre un tema, y te cabas encontrando la mas variada información. En este caso, la palabra “clave” era la pereza y he aqui la foto que me acabe encontrando:

Se trata de una edicion limitada de 25 unidades por cada tipo, de copas de vino inspiradas en los siete pecados capitales, diseñadas por el ingles Kacper Hamilton, que  según revela el artista en su web, contiene en cada copa un pecado encapsulado al que se sucumbe mediante el ritual del disfrute del vino, toda una tentación. Se encontraban en exposición en la bodega Ysios de la Rioja Alavesa, bajo el nombre de ‘7 Deadly Glasses’.

De esta forma encontramos, como cuentan en revista80dias :

Copa Gula: Destinada a los que aman los festines y no se avergüenzan de ello, la barriga de la copa contribuye a percibir la estructura del vino en boca.

Copa Avaricia: La preferida de aquellos que necesitan “algo más”.

Copa Soberbia: Para beber un vino más  concentrado.

Copa Ira: Para beber de una manera sutil. Es la copa más “peligrosa”, por su forma puntiaguda… ¡es casi un arma letal!

Copa Envidia: La copa en la que el vino puede olerse y verse, pero no degustarse… porque tiene agujeros por donde se escapa el líquido.

Copa Pereza: Artilugio que se mantiene colgado, vertiendo el vino sobre la boca de una persona reclinada.

Copa Lujuria: Que nace para provocar, ofreciendo un goteo delicado accionando con la lengua una bola de cristal giratoria… ¡la más sicalíptica de todas!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 25 enero, 2010 9:08 pm

    Me encanta la copa Gula cuando estás de comilonas familiares. Te sientes tan bien con ese coponcio entre tus manos 😉

  2. The_Hand_of_God permalink
    27 enero, 2010 2:27 am

    Todo está conectado.

    Elegimos la Copa Envidia. Poco a poco, primero oler, y ver, lo de probar irá luego (eso queremos creer), vísteme despacio que tengo prisa. Lo que ocurre con la copa Envidia es que se nos ponen los dientes largos y decidimos dejarnos de blandeces y elegimos…

    La Copa Soberbia. Vino concentrado, emociones fuertes, sabor duro, matices rudos, textura contundente, pero también efectos peligrosos. Rápido se nos calienta el hocico, así que empezamos a querer algo más, probar otra cosa, por que uno se acostumbra y es entonces cuando elegimos…

    La Copa Avaricia, queremos llevar nuestro estado un paso más allá, pero claro, vemos que con este Vino solo no es suficiente. Pensando que quizás se debe a la calidad del Vino, es cuando elegiremos uno de gama más alta. Pero claro, para no desmerecer semejante exquisitez y no quedar como unos herejes de la cata de este delicioso líquido, elegimos…

    La copa Lujuria, que a la par de tener una copa muy lujosa, contiene un Vino que está a la altura, como ya hemos dicho. Pero como somos bolsillos modestos y llegado a este punto, todo Vino nos empieza a parecer bueno, así que elegiremos…

    Copa Gula. Donde quepa más cantidad, que más dará que el Vino sea Don Simón o el mejor Vino Francés de Reserva del año catapúm y con nombre de anuncio de Colonia…

    Aunque ahora empiezan los juegos peligrosos, ya se sabe, jugar a la ruleta rusa, tirarse por las ventanas, cruzar las autovías sin mirar, imitar a Zapatero….pero como va de copas la cosa, optamos por…

    La Copa Ira. El arma letal, peligrosa, puntiaguda, perfecta. Matamos dos pájaros de un tiro, ya que seguimos bebiendo y a la vez desarrollamos esa actividad tan peligrosa que a estas alturas tanto nos llena y nos hace sentir una especie de superhombre invencible…

    Pero llegados a este punto y después de llevar unas cuantas copas de más y haber soltado toda nuestra adrenalina, jugándonos nuestra integridad física incluso, optamos por la última Copa…

    La Copa Pereza. Tumbados en el suelo, extasiados, agotados, sin poder mantenernos en pie, es la única opción que nos queda. Boca arriba y que el Vino vaya cayendo gota a gota sobre nuestra boca, no nos queda otra. No hay más copas y aunque las hubiera, no estamos en condiciones de mantenernos en pie, así que con mucha cabeza (pese a todo) hemos elegido bien.

    No me hago responsable si alguien aplica la propiedad conmutativa al proceso y cambia el orden de las copas…

    Saludos.

  3. 27 enero, 2010 10:01 am

    jajajajajajja!!! huau!!! muy buena tu descripcion!!! y menudo juergon!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: