Skip to content

La Aungustia

22 diciembre, 2009

Qué hacer cuando la angustia se apodera de ti. Qué hacer cuando te tiembla el pulso, las manos te sudan, y algo te aprieta el estomago. Ves que el tiempo pasa, se consume lento, pausado, cual cigarro encendido que nadie fuma, como el cigarro que sujetan mis manos. Y paseas, nervioso, pero con paso sosegado, no valla a ser que se note,y revives una y otra vez tus recuerdos. Fotos pasadas que te asaltan sin remedio. Y creas, imágenes futuras en movimiento, en las que percibes claramente la voz. Esa voz que te aterra, esa situación que te paraliza.

Alguien llama tu atención. Tu sonríes, sigues ocultándote. Ahora necesitas pensar, estas en el trabajo, pero es muy difícil. No te puedes concentrar. ¡venga, un pequeño esfuerzo! Te dices. Pero no tienes fuerzas, te sientes cansado….
Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Rosa permalink
    9 marzo, 2010 9:03 pm

    Respira hondo, y piensa que llegado un punto alto, el más alto, viene la bajada y vuelve la calma…

    • 9 marzo, 2010 9:09 pm

      que gran verdad Rosa, pero que dificil de llevar a la practica

      gracias

  2. diego permalink
    16 junio, 2010 9:17 pm

    Uta como me identifica esto!!! Yo creia que esto solo me sucedia ami!! Ya no se que hacer esto me esta ganando, sufro tanto!!!! :´(

Trackbacks

  1. Los números de 2010 « Mientras Me Fumo Un Cigarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: